jueves, 9 de julio de 2009

De Cuando menos te lo esperas.

Cuando menos te lo esperas se enciende la luz, y todo se ilumina. Cuando menos te lo esperas salta la chispa y ya nada vuelve a ser igual. Y es como si siempre hubieras estado ciego, perdido entre las tinieblas, buceando en la oscuridad que te rodea con movimientos torpes e inseguros.
Pero un día tus ojos se llenan de tenue luz, luz dormida en las retinas que crece y crece y despierta tus sentidos y a partir de ese momento no puedes volver a cerrarlos jamás, porque una vez que has visto la luz.... no puedes dejar de verla.


4 comentarios:

Silvia dijo...

Un texto precioso... tan bonito como ver la luz.
Besicos, siempre un gusto leerte

Beeril dijo...

A veces, caminamos sin luz. Lo hacemos a ciegas, pero es el único modo de avanzar. Luego, al final del camino, o mejor aún, cuando creemos que hemos llegado al final del camino, podemos acordarnos que pusimos allí el interruptor del pasillo.

Besos Claudia!

Maria Jesús dijo...

Yo siempre procuro visualizar la luz en mis meditaciciones. Yo también adoro los cuentos infantiles. Seguí el rastro de Beeril...

TanisFer dijo...

Hermoso texto, hermoso en verdad... aunque quisiera que esos momentos no aparecieran justo cuando uno menos los espera, sino cuando uno realmente los necesite...
¿Y si repito muchas veces y en voz bien alta "no espero nada no espero nada no espero nada" crees que tus palabras puedan hacerse carne y realidad en mi?

"Soy el cantor en el alba de la era y me encuentro ante las puertas del oeste"

www.rivendel-el-ultimo-hogar.blogspot.com