lunes, 30 de marzo de 2009

De Perderse.

Cuando conoces a alguien encantador, alguien que te apasiona y te cautiva con su presencia en el plano adormecido del inconsciente a veces ocurre que te sientes diminuto, incompleto, falto de ese algo que te haría ser poseedor de un billete de ida hacia su corazón. Y una sensación inaudita de mejorar crece en tu interior. Quieres ser el mejor, el más alto, el más guapo, el más inteligente, él más gracioso y encantador. Hecatombe que revoluciona tu alma, cataclismo de emociones que arrastras allá donde vas. Y te sientes indefenso, frágil, vulnerable, pierdes la confianza en ti mismo y te propones unas metas irrealizables con el fin de perseguir tu sueño y llenar su retina y su cerebro únicamente con tu ser, buscando esa idolatría recíproca que tu corazón ansía y tu mente necesita.
Y deseas con toda tu alma ser otra persona, ese OTRO que tu mente ha ido gestando, esa proyección realizada con las más altas cualidades que hemos ido construyendo para conseguir, quizá, una fugaz mirada suya.
Y mejoramos, y nos convertimos en otra persona, una persona distinta, más capaz, más atractiva, con más recursos, con más iniciativa, con más paciencia. Pero a la vez más voluble, más cínica y asustada, sumergida en la marea de personalidades en la que te has convertido, nadando entre fragmentos de realidad que se superponen y se funden, perdida entre los pliegues de tu nuevo yo.Dormida, fragmentada, inconexa. Exhiliada al mundo de las sombras y la soledad. Estar sin estar, dormir sin despertar. Suplantada. Por una versión mejorada de ti misma, por una identidad que no es la tuya, por una...extraña?

4 comentarios:

Silvia dijo...

Creo que todos hemos cometido el mismo error cuando hemos conocido a alguien "tremendamente escepcional"... no ser nosotros mismos, querer aparentar para "gustar más"... es difícil darse cuenta, pero lo que más gusta a otra persona siempre es que uno sea "uno mismo"...

No hay nada más atractivo que nuestra propia personalidad y estar seguros de ella.

Besos.

Claudia dijo...

Completamente de acuerdo, Silvia. ;)Para mi hay pocas cosas tan importantes como mantenerme fiel a mi misma, porque las personas que valen la pena, las que te quieren de verdad te quieren precisamente por como eres.

Secreto dijo...

Sorpresa, hoy te dejo comentario yo tb, aunque no me reconozcas, o quiza si :)
Genial, como siempre :) :*

Beeril dijo...

Hola,

estoy con Silvia. Y luego surjen los típicos errores de aparentar algo que no eres... O sea,un fracaso absoluto. Lo importante es amarse tal cual eres y quien lo acepte bien, y si no, también.

Besos Claudia!